martes, 29 de enero de 2013

EL CLUB TOLETOLE PARTICIPA EN LA XIV MEDIA MARATON CIUDAD DE GETAFE
 
El grupo de corredores del Club ToleTole, que se encuentran en su novena semana de preparación del Maratón de Barcelona 2.013, Oscar, Juan (el profe), Ángel, Alfonso y los debutantes en esta mítica prueba  Alberto y José; la mañana del pasado domingo 27 de enero sobre las 8:00 horas, se dieron cita, en el habitual punto de encuentro para las salidas a las carreras (aparcamiento del pabellón Javier Lozano) y con cierto nerviosillo por el cuerpo, para dirigirse a la madrileña ciudad de Getafe, con intención de disputar la Media Maratón que esta ciudad viene celebrando desde hace ya catorce años, como parte del plan de entrenamientos que están  llevando a cabo.

Partimos sin prisa pues tiempo hay más que de sobra, ya que la carrera debe comenzar a las 10:30, pero hay que recoger dorsales y preferimos ir sin agobios de última hora y calentar tranquilos y disfrutar también porque no, del ambientillo previo. Por cierto que hablando de ambientillo, la mañana se ofrece fresquita, pues todo el trayecto hasta Getafe nos acompaña una ligera neblina y una temperatura no muy baja.

Ya en Getafe, lo primero una vez estacionados los coches en una estrecha pero cercana calle a la pista de atletismo “Juan de la Cierva”, (cosa que agradecimos después, ya que la mañana se volvió algo ventosa,  fría y  con amenaza de lluvia, lo que evitó quedarnos fríos); fue recoger dorsales que por lo temprano de nuestra llegada, fue rapidísima y sin problemas. Después, un cafetito algunos y otros,  hacer la también la tradicional visita por los servicios del estadio, pues los nervios no perdonan.

Las inmediaciones de la salida junto al Parque de Castilla La Mancha, se presentan muy concurrida de corredores y acompañantes, la participación promete ser masiva, ya que según comenta megafonía, son más de cuatro mil los inscritos y efectivamente, aquello y por momentos, se pone cada vez más concurrido y el ir y venir de corredores que ya calientan por todas partes, promete ofrecer un buen espectáculo en participación y como pudimos comprobar después, en competición.

El tiempo vuela y tras calentar un buen rato, el momento de la salida se nos echa encima; las 10:20 y a buscar un buen sitio, pues los dos arcos de salida están a tope de corredores y el primer kilómetro de salida promete ofrecer dificultades, si no alguna caída.

A las 10:30, disparo de salida y locura desatada, como si no fuera a quedarnos tiempo por delante y encima en bajada, si no fuera por los numerosos corredores que había, el primer kilómetro hubiera sido más rápido de lo que en realidad se pudo hacer, ya que había que ir con mucho cuidado. Pasados los dos primeros kilómetros, por lo menos para los que consiguen coger mejores sitios en salida, la carrera comienza a hacerse algo más cómoda y a partir de aquí,  comienzas a ir escalando puestos y poco a poco, comienzas a tomar un ritmo más alegre.

Kilómetro tres y ¡oh! sorpresa la única cuesta que dicen que hay (Avenida Juan de Borbón en sentido contrario a la salida), te la encuentras al doblar una curva, cuesta que si no por su pendiente, pero si por lo larga que es y lo poco que has calentado, se te hace pesadita y te obliga a subir pulsaciones,  el consuelo está, en que todos los que te rodean resuellan igual que tu y  que una vez alcanzes la altura de lo que poco antes era arco de salida, tienes un tramo de recuperación, hasta llegar a una segunda rotonda con una especie de filigrana metálica, en la que te espera un segundo repecho en curva, que te vuelve a hacer resoplar y encima, con viento de cara. A partir de aquí, el recorrido, comienza a ser más llevadero llanea preferentemente y le suceden suaves bajadas, lo cual te permite”si quieres” mejorar tu ritmo y acelerar, pero ojo que aun tienes una segunda vuelta que recorrer y la gente corre que se las pela.

Tras recorrer la zona de la Universidad Carlos III y recorriendo la Avenida del Ferrocarril hasta la estación de cercanías, el recorrido gira a la izquierda y te encara por la calle Toledo para atravesar toda la zona peatonal que discurre por el centro de la localidad, recorrido este de pavimento adoquinado bastante irregular en algunas zonas y plagado de bolardos por algunos puntos, lo que te obliga a correr concierta precaución y con algún que otro dolor de pies provocado por los adoquines. Afortunadamente por toda esta zona hay algo más de público que, de cuando en cuando anima a los corredores y lanza alguna que otra expresión de ánimo.

Poco a poco la carrera va transcurriendo con normalidad, pasado el centro, la avenida Madrid y ya volando por la calle Villaverde en dirección a la zona de la salida, alcanzamos el ecuador de la prueba,  con la reconfortante bajada  que no hace mucho nos costó subir (avenida Juan de Borbón) y que  dentro de muy pocos kilómetros, nos pondrá de nuevo a prueba, con su subida ya algo mas cansados; pero ahora toca disfrutar la bajada, sacar el máximo provecho de ella y si es posible, mejorar el tiempo apretando el ritmo de carrera y soltando en lo posible, la tensión de las piernas que ya se va acumulando.

Solo nos queda ya recorrer, lo que, hace poco más de cuarenta minutos hemos recorrido, eso sí, algo más cansados pero también con una mayor mentalización por no perder tiempo y pidiendo cada uno para sí, que no venga ningún pinchazo inesperado y que una súbita e inesperada flaqueza de piernas, te arruinen las pretensiones de superar la prueba.

Pasando por la plaza del Ayuntamiento el kilómetro dieciocho, compruebas que pese a lo muy justas que ya tienes las fuerzas, comienzas a calibrar que tienes aun las suficientes, como para aumentar algo más el ritmo, mientras que por la cabeza te recorre la idea “Total son tres kilómetros, una vuelta al parque”, esto ya está hecho y devoras los kilómetros en un último esfuerzo, sabedor de que lo que te queda es favorable  y el último  kilómetro en bajada.

Y por fin ves que al final del estrecho y larguísimo carril bici, percibes tan solo a quinientos metros la entrada a la pista y con ello, el final de la prueba;  lo que te obliga a quemar el último cartucho y entregas el resto de tus fuerzas, para recorrer en un loco sprint la recta de llegada dentro de la pista de Atletismo y cuando en un último impulso,  rebasas entre una infinidad de pitidos la alfombrilla, te alcanza esa satisfacción final y te dices ¡objetivo cumplido!.

















TIEMPOS DE LOS PARTICIPANTES:

                         José Pardo Carrión                     1:25:01            446    de la general
                         Juan Alfonso Román Sánchez  1:27:11             588   de la general
                         Ángel Sánchez de Dios              1:28:44             717    de la general
                         Oscar Diaz Vazquez                   1:31:45          1023     de la general
                         Álberto Sánchez Arnedo           1:31:46          1024    de la general
                         Juan González Fernández         1:31:48          1026    de la general









 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada